Panamá presenta un desarrollo humano medio alto, pero con diferencias marcadas entre las provincias y comarcas, sobre todo, en la dimensión de nivel de vida, que evalúa el acceso a servicios básicos, ingresos y empleo, según un estudio presentado este jueves durante el foro Mujeres Indígenas en Panamá: construyendo oportunidades para el desarrollo Incluyente.

En el foro, fue presentado un informe (El Atlas) de Desarrollo Humano Local: Panamá 2015,  con una base de datos a través de la cual se realiza un completo análisis estadístico que muestra una fotografía de la sociedad panameña con los avances y retrocesos en las provincias, comarcas y distritos.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de María Luisa Romero, Ministra de Gobierno y Harold Robinson Davis, Representante Residente PNUD y asistieron figuras del sector público y privado.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),  responsables del informe, el estudio, además de ser utilizado como herramienta de monitoreo,  por medio de la generación de estadísticas confiables y desagregadas, es también un valioso insumo para adoptar el enfoque de desarrollo humano como eje articulador de las decisiones sobre políticas públicas.

La ministra de la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, María Celia Dopeso López y La Subdirectora General de la Institución, Nedelka Navas, asistieron al acto en el que se dio a conocer que  en los próximo años la población infantil y juvenil crecerá a menor ritmo, mientas que aumentará el peso relativo de la población en edad de trabajar y de adultos mayores.

El estudio concluye que hay desigualdad entre el ritmo de avance del desarrollo humano entre provincias, comarcas y distritos.  Afirma también que la desigualdad de género es alta y varía entre las regiones.  Así mismo, la investigación demuestra que existen desequilibrios en la distribución del presupuesto municipal per cápita a nivel provincial.

“Si bien las brechas en los servicios básicos son una prioridad, y particularmente altas en las comarcas indígenas, como en el caso de la electricidad, hay que dar seguimiento a la falta de acceso a la tecnología, que es mayor en las áreas comarcales, para que no sea un factor que preserve las desigualdades”, según el contexto sociodemográfico de las poblaciones indígenas en Panamá, dado a conocer por Martín Fuentes, especialista en investigación del PNUDE.

En el diagnóstico de la situación de las mujeres indígenas presentado por la consultora del PNUD, Juana Camargo y Dialys Ehrman, Natividad Arenas y Omayra Casamá, se recalcó que la migración de la población indígena es uno de los problemas que enfrentan los pueblos originarios.

“En Panamá la tasa de migración indígena supera significativamente a la migración no indígena al interior del país y existe en el imaginario colectivo de la población que reside en las comarcas y territorios indígenas que la migración puede resolver los problemas de sustento y estudios de la familia”, manifestaron las integrantes del panel.

El acto llevado a cabo en un hotel de la ciudad capital desarrolló un conversatorio con autoridades del Ministerio de Gobierno y Justicia, Instituto Nacional de la Mujer, el PNUD Y EL Banco Mundial.